Ads Top

Por salud, por equidad, por el clima global, por seguridad y justicia vial, las ciclovías deben ser permanentes y mejores: especialistas


- 25 mil 397 conteos acumulados al día sobre la ciclovía emergente de Avenida Insurgentes recorrido

- El uso de la ciclovía de Insurgentes podría evitar 6.4 toneladas de CO2 al día por cada kilómetro

Ciudad de México, 21 de septiembre de 2020.- Por los grandes beneficios que aportan más allá del tema de movilidad, las ciclovías emergentes implementadas en la Ciudad de México como una medida temporal para facilitar el cumplimiento de la sana distancia durante la pandemia por COVID-19, deben convertirse en permanentes para ser parte de la nueva normalidad y contar con la infraestructura necesaria que permita la convivencia de las personas usuarias de la vía sin comprometer la seguridad de los sectores más vulnerables (ciclistas y peatones), exigieron organizaciones de la sociedad civil, integrantes de la Coalición Cero Emisiones.

El incremento de la demanda ciudadana evidencia la utilidad de este tipo de infraestructura y los datos que presenta el documento “La Ciclovía Insurgentes: un análisis social para su permanencia” (1), muestran de manera irrefutable la necesidad de generar acciones y alternativas de movilidad sustentable como parte de una agenda integral de sostenibilidad para la Ciudad de México.

Tras realizar un estudio detallado de los aforos y comportamientos en torno a la ciclovía de avenida Insurgentes a lo largo de 20 kilómetros en ambas direcciones, se registró un incremento de uso de hasta el 42% (2) pasando de 17 mil 838 a 25 mil 397 conteos acumulados en un día, de junio a agosto, de los cuales el 16% de los viajes es realizado por mujeres.

Los resultados finales reportaron que cada 15 minutos sobre la ciclovía de Avenida Insurgentes operan 397 personas en viajes más sustentables. Asimismo, se detectó que la ciclovía sirve a todo tipo de transporte no motorizado, encontrando no solo ciclistas, sino también personas en otros tipos de vehículos amigables con el medio ambiente: 95% de las y los usuarios de la ciclovía realizaba su desplazamiento en bicicleta, 2% en monopatines (monopatín, patines, patineta); 3% empujaban o jalaban algún vehículo como diablitos, carritos con baleros, entre otros; y finalmente el 0.02% utilizaba silla de ruedas.

Además de estos datos, un grupo de especialistas en movilidad sustentable, salud, equidad de género, política climática, seguridad y justicia vial, comparten en el documento su visión del porqué las ciclovías emergentes de la CDMX, como la de Avenida Insurgentes, deben ser una política permanente de ciudades modernas.

“Lo que estamos viendo es que además de reducir los riesgos de contagio por COVID-19, incentivar la operatividad de la ciclovía sobre Avenida Insurgentes y otras, mediante su permanencia, genera mejores condiciones de equidad social y ayuda a enfrentar los impactos ambientales, por ejemplo, el uso de la ciclovía de Insurgentes puede representar la mitigación de 6.4 toneladas de CO2 por kilómetro recorrido al día (3), además de tener un potencial importante para mejorar la salud de la ciudadanía”, señaló Víctor Alvarado, coordinador de la campaña de Movilidad y Cambio Climático de El Poder del Consumidor

“La pandemia por COVID-19 nos ha señalado la importancia de promover los esquemas de movilidad alternativos con la finalidad de prevenir el contagio colectivo o las condiciones que pudieran ser riesgosas, así como la adaptación de la “nueva normalidad”, con el objetivo de disminuir el estrés o la incertidumbre generada por el riesgo de contraer la enfermedad. Los efectos en la salud mental derivados de la pandemia, que abarcan la soledad, la falta de contacto social, la ansiedad por incertidumbre y la incapacidad de vivir el duelo de manera tradicional, entre otros, impactarán definitivamente a nivel social. Por ello, una manera recomendada para contrarrestar los efectos y mejorar la salud, es realizar al menos 15 minutos de activación física, por ejemplo, con la bicicleta, pues ese tiempo sobre la ciclovía emergente de Insurgentes, partiendo de los extremos Sur y Norte, equivale a trasladarse de Tlatelolco a la Zona Rosa o bien de Perisur a San Ángel, a un paso moderado”, indicó Cristina Heliane, Consultora de Asuntos Públicos y Salud Pública.

Al respecto, abundó Heliane, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha manifestado la relevancia de que los gobiernos nacionales y locales implementen medidas que permitan la adaptación de la población a las nuevas formas de convivencia, por lo tanto, se deben establecer mecanismos de movilidad alternos que logren reactivar la economía y, de manera paulatina, retomar las actividades sociales en los espacios públicos. Para ello, se requiere una inversión en educación e infraestructura que, sin lugar a duda, también será un factor en la recuperación anímica y de salud mental, afectados por el aislamiento social.

Sandra Laso, líder del proyecto de Ciudades sustentables de Greenpeace México resaltó el derecho de las mujeres a ser parte de un modelo de movilidad incluyente. Para garantizar el acceso equitativo de las mujeres a la movilidad ciclista, es necesario incorporar políticas que promuevan el uso de la bicicleta en un plan de recuperación del espacio público, incrementando con ello la percepción de seguridad del entorno con ciclovías segregadas con elementos físicos de confinamientos, promover la intermodalidad, incluir a quienes viajan con ellas, como niñas y niños y facilitar la accesibilidad a lugares de destino con un patrón de desarrollo urbano conectado, además de implementar redes de ciclovías y la adopción de medidas orientadas a bajar velocidades de vehículos motorizados. Aunado a estas propuestas, “es necesario incrementar la participación de las mujeres en el diseño y toma de decisiones sobre movilidad, porque no hay ciudades sustentables sin mujeres”, afirmó Laso.

Por otra parte, a nivel internacional, las agendas globales plantean una serie de directrices para avanzar hacia el desarrollo desde diferentes aristas más humanas y amigables con las personas y el planeta, y a su vez ofrecen una hoja de ruta para la recuperación post pandemia desde una perspectiva económica, política y social.

“La crisis del COVID-19 se ha convertido en un catalizador para entender la importancia de estas agendas y acelerar su cumplimiento, en este sentido, la transición hacia modalidades de movilidad más sustentables, como las ciclovías permanentes, permitiría avanzar en el cumplimiento de los principios del Acuerdo de París mediante la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero; lograr ciudades más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles, en seguimiento de la Agenda 2030;  garantizar el Derecho a la Ciudad y construir ciudades centradas en las personas, de acuerdo con los principios de la Nueva Agenda Urbana; y preparar a las ciudades para mantener sus dinámicas en situaciones críticas, como promueve el Marco de Sendai para la Gestión de Riesgos de Desastres”, señaló la internacionalista Itzel Hernández.

Finalmente, es evidente que los beneficios de implementar ciclovías permanentes han sido mayores a cualquier argumento que se pueda esgrimir en oposición y corresponden a una agenda de sustentabilidad y derechos que merece la ciudadanía.

Atender este llamado posicionaría a la Ciudad de México como un caso emblemático para el resto del país y en sintonía con otras ciudades del mundo que se han colocado a la vanguardia al responder de manera estratégica a la actual emergencia sanitaria, al repensar su diseño urbano para adoptar y/o expandir sus redes de ciclovías permanentes a favor de la población y ciudades de futuro.

Las organizaciones que forman parte de la Coalición Cero Emisiones invitaron a la ciudadanía a unirse a la campaña “Que lo bueno sea para siempre #CiclovíasPermanentes” firmando la petición dirigida a la Jefa de Gobierno de la CDMX(4), Claudia Sheinbaum; el Secretario de Movilidad de la CDMX, Andrés Lajous y al Congreso de la Ciudad para pedir que la ciclovía emergente de Av. Insurgentes y el Eje 4 Xola sean permanentes.

Notas

1. El documento “La Ciclovía Insurgentes: un análisis social para su permanencia” puede ser consultado en su totalidad en: https://cicloviaspermanentes.org/wp-content/uploads/2020/09/ciclovia-insurgentes.pdf

2. Porcentaje de aforos efectivos entre personas que usan bicicleta, monopatines, patines, patinetas, entre otras opciones de movilidad activas, acumulados de 16 horas continuas de aforo de 6:00 a 22:00 horas.

3. Valor que considera 397 personas promedio cada 15 minutos durante 16 horas y su primer kilómetro recorrido bajo el supuesto de que haya dejado de usar su automóvil particular y ahora opte por el desplazamiento en una bicicleta.

4. La petición se encuentra disponible en: www.cicloviaspermanentes.org

Para mayor información: Greenpeace, Angélica Simón al 5534313544 ; Juan Carlos Villarruel al 55 70514118 . El Poder del Consumidor, Rosa Elena Luna 55-2271-5686; Diana Turner cel. 55-8580-6525; Majo Sendra cel. 55-3821-8589; Denise Rojas cel. 55-1298-9928. Transita Seguro, Maytonce Garcia 55-2854-3748

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.